jueves, 16 de diciembre de 2010

ELEGIDA


Estuvo en un letargo durante siete días con sus noches. Despertó fatigada, recordando sueños horrendos, indecibles: el Apocalipsis había llegado, la Tierra ahora lucía desierta. Tras desperezarse, se puso en pie, y tras escuchar un silencio sepulcral en derredor, abrió la ventana principal de su apartamento: el Mundo estaba en ruinas… Se sintió más sola que nunca. En eso, fuertes golpes llamaron a la puerta.
–¿Quién es? –preguntó con ansiedad.
–Soy yo –una voz muy familiar le contestaba del otro lado. Sin pensarlo se precipitó a la puerta, giró el picaporte y abrió… Se encontró con ella misma.


Imagen: Salvador Dalí (sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar, 1944).

7 comentarios:

Víctor dijo...

Me gustó, Javier, pero si lo comprimes más (la fuerza del micro está en las dos últimas frases) me encantará.

Un abrazo y buen finde.

Javier Alfaro Martínez dijo...

Muy bueno, Javier.

Loable es el esfuerzo por encontrase a uno mismo. Así como lo es también tu regreso.

Saludos

Ligia Ruiz dijo...

Encontrarse con nosotros mismos es algo que tratamos de hacer en la soledad... esta excelente tu micro, y lo que enseña. Gracias por compartirlo

Sandro Centurión dijo...

Buen micro, me hizo acordar a un micro cuyo autor no recuerdo y que dice algo así: "Está sola en el mundo, todos los demás seres humanos han muerto. Golpean a la puerta"

Buen blog. Saludos

Baizabal dijo...

YA lo dijo Sandro, ese es el que me viene a la mente. Bien, quizá si puedas comprimir, sin quitar el peso de la significación, las primeras líneas.


UN gusto volver a leerte.

Un abrazo.

Don Iluso dijo...

Hola, Javier, gracias por tu comentario, no estoy acostumbrado, je, je.
Me pasaré por aquí para hacerte alguna visita e iré leyendo tus cuentitos que seguro que me gustan (el de Mantis Religiosa y el de Reversión me han causado escalofríos, muy buenos todos).
Por cierto, ya me dirás cómo llegaste a mi blog.

Javier Ortiz dijo...

Víctor, de hecho, inicialmente este micro era pequeñísimo. Si puedes leer más abajo, en la contestación a Sandro podrás leer el original.

Saludos.

Javier, gracias por tu comentario. Y siendo que encontrarse a uno mismo es algo muy difícil, si esto sucede, claro que es loable.

Recibe un saludo.

Ligia, para encontrarse a uno mismo no hay nada como la soledad. Gracias por pasar por acá y por tu comentario.

Muchos saludos.

Sandro, gracias por tu visita. Y en efecto, este micro se parece al que mencionas:

SOLA Y SU ALMA (Thomas Bailey Aldrich)

Una mujer está sentada sola en su casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta.

Sin embargo, esta similitud no es gratuita. Inicialmente este micro era diferente, y cuando lo escribí nada tenía que ver con el de Thomas Bailey. Pero he aquí que antes de conocer el micro de Thomas Bailey, ya conocía otro micro muy pero muy similar, de Fredric Brown:

"Era el último hombre vivo sobre la Tierra. Estaba completamente solo.
De pronto llamaron a la puerta."

De tal suerte, al encontrar gran similitud entre los micros referidos, se me antojó hacer un juego de escritura que derivó en "Elegida".

Pero bueno, mi micro, originalmente llamado Sorpresa, decía así:

“Llaman a la puerta. “¿Quién es?” pregunto. “Soy yo”, una voz muy familiar contesta del otro lado. Abro, y me encuentro conmigo mismo.”

Recibe un saludo.

Baizabal, de acuerdo con tu comentario. Creo que queda aclarado en lo dicho a Sandro.

Muchos saludos.

Don Iluso, gracias por tu comentario. Un gusto saber que ese par de micros te hayan gustado. Ya te estaré visitando de nuevo.

Saludos.