lunes, 22 de marzo de 2010

MANTIS RELIGIOSA

Una mantis religiosa me invitó a ser su amante. No opuse resistencia, desnudándome entré a su lecho. Mientras acariciaba su cuerpo rígido y delgado pude darme cuenta de algo: ya era parte de ella; nos habíamos fusionado. Entonces, ella se colocó en suspensión y salió por debajo, abandonando la vieja cutícula que era yo.


4 comentarios:

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Siempre recurrente el tema de la amantis y creo que en el texto muy bien plasmada esa imagen.

8.5

No Comments dijo...

Micro algo previsible pero bien expresado, correcto.

Un saludo indio

Baizabal dijo...

Y pensar que cualquiera puede ser una de éstas, incluso sin querer. Coincido con No comments: un poco previsible pero bien estructurado.

Un saludo y un abrazo poblano

Javier Ortiz dijo...

Daniel, ¡excelente calificación!

No Comments, gracias por tu comentario, me ha servido de mucho.

Baizabal, tienes razón con respecto a lo que dices: un poco predecible (igual que No Comments). Pero qué bueno que te haya parecido bien estructurado.

Saludos a los tres, y gracias por comentar.