lunes, 21 de septiembre de 2009

UN PLATILLO SABROSISIMO: NIÑO ENVUELTO


(CUENTO DE HORROR SEUDO INFANTIL)

“¡Aguas!... ¡Aguas!... Que ahí viene el coco”. Vociferaban los niños queriendo asustar al más pendejo de la cuadra. El pequeño corrió y se metió debajo del primer auto que tuvo a la vista, sin reparar en algo: el coche se movía. Dentro, los amantes se debatían en las últimas convulsiones. Acabaron de copular… El conductor presionó el acelerador; aplastó la cabeza del infante… Desde entonces, cada noche, a las doce, se escucha un lamento: “¡Hay mi cabeza!... ¡Hay mi cabeza!…” Es cuando los niños se envuelven en las cobijas, presas del miedo; entonces llegan los monstruos y comen su platillo favorito: niño envuelto.

6 comentarios:

Del taller de alvaro (Lucio) dijo...

Hola mi estimado minificcionista, ya tuve la oprtunidad de checar su blog, sigue conservando su buena linea narrativa. sin embargo seria oportuno decir que debe sasonar sus ideas que son muy buenas, deje que el lector se inquiete, ponga recursos a sus cuentos me refiero ya que usted tiene un estilo casi anatomista de escribir, y ya que usted tiene buenos gustos sonoros, debaria intentar escribir un cuento con mas emocion.

En hora buena, sus cuento son buenos lo anterior es una sugerencia modesta ,espero estar en conatacto en el mail.

Javier Ortiz dijo...

Lucio: chido por tu comentario. Tomaré en cuenta tus sugerencias, me dejaste cavilando sobre muchas cosas.

Saludos.

Nancy dijo...

Qué terrible... la foto, el cuento... Ese humor negro me hace recordar alguna literatura que solía leer con cierta frecuencia.
Seguiré viniendo más seguido. A veces ya no puedo comentar...

Laín Deba dijo...

Jo! terrible micro. Le diste con todo eh!
Concuerdo en parte con el señor que comenta más arriba; pero en micros creo que la idea siempre es intentar escribir historias completas en pocas palabras.
Pienso que tu texto lo logra.
No siempre es necesario dejarle algo al lector.Nancy creo que apoya ese fundamento.

Buen micro, amigo.

Un abrazo

Javier Ortiz dijo...

Nancy: en efecto, en este micro intenté crear un humor negro y una situación de horror a partir de algo totalmente ordinario (y a la vez cómico por el nombre que recibe) como lo es el guiso (también existe el postre) denominado: niño envuelto.

Laín: estoy de acuerdo contigo: en los micros se debe de abrevar lo más concreto que se pueda, sin entrar en más detalles, y no siempre (como dices) es necesario dejarle algo al lector… Por otro lado, qué bueno que te haya gustado este micro terrorífico.

Saludos a todos, gracias por sus comentarios.

YoSabina dijo...

Bastante divertido. Aterrador para los infantes.

YoSabina