lunes, 14 de septiembre de 2009

EL ERRONEO CONCEPTO DE DIOS


Dábamos vueltas sin saber por qué. Como autómatas seguíamos la línea dorada que nunca se apagaba, y cuando el aro se encendía, debíamos saltar. Yo sabía que en ese andar en círculos no llegaríamos a ningún lado. Escuchábamos una voz a lo lejos… De pronto las luces se encendían: aplausos, gritos, ovaciones. Los ratones del circo nos echábamos. La comida comenzaba a caer del cielo. Pero yo no me tragaba el anzuelo, tenía la certeza de que no era Dios. Así que al día siguiente, antes de iniciar la función, quise convencer a todos. Les dije: “No es Dios quién nos da ordenes, es tan sólo un humano.” ¿Humano? Ellos no sabían de qué les hablaba. Traté de explicarles; les platiqué mi plan de huida; les prometí la libertad. Pero ellos dijeron que estaba loco, y salieron (salimos) nuevamente a escena.

5 comentarios:

Víctor dijo...

Curioso caso de ateísmo ratonil. En la próxima función del circo lo queman en una hoguera de cerillas, por hereje y heterodoxo.

Saludos lelos!!!

Un paseante dijo...

Lógico: lo primero es comer. Para pensar ya habrá tiempo.

Laín Deba dijo...

Dios no ha nacido, tal parece para los personajes de tu micro.


Bueno, bueno, amigo.

salu2

Javier Ortiz dijo...

Víctor: ese sería un final alternativo muy bueno para ésta mini… Saludos.

Un paseante: Ojalá que después de comer, los ratones tuvieran la calma para escuchar con mayor atención a su compañero rebelde... Gracias por la visita.


Laín: así es, estos ratones andan muy errados en el concepto de Dios… Saludos.

joseba3003 dijo...

Quizás halla tantos conceptos o dioses como personas o ratones...