lunes, 20 de abril de 2009

Delirio - Javier Ortiz


...Otra vez las voces. Otra vez las sombras por la pared. Me hago un ovillo. Me arrincono en el lecho. Quisiera gritar, pedir ayuda; pero la voz no responde...
Muy temprano despierto. Escucho ruidos que llegan desde fuera. Después de unos instantes de angustia (cuerpo tembloroso, dientes tiritando), caigo en la cuenta: el sacristán barre la capilla. Tambaleante me pongo en pie, a duras penas llego a la puerta, giro el picaporte y me desplomo...
...Abro los ojos. ¡Pego un salto! La imagen se aclara, el rostro del sacristán me recibe. Oigo ruidos a mi diestra. La enfermera cambia el suero. Entra el doctor.
—Padre ¿otra vez por acá? Ya se lo habíamos dicho: ¡no vuelva a embriagarse por más de dos semanas! Siempre termina igual.

4 comentarios:

Laín Deba dijo...

ajajjaja, muy bueno este micro también.
...y Veremos pues. si tu nombre es algún día algún protagonista, jejje.No es mala idea, no lo es.

salu2

Javier Ortiz dijo...

Laín Deba: Qué bueno que te haya gustado… Estaré pendiente por si algún día aparezco en una de tus narraciones (ja, ja, ja).

Saludos.

Laín Deba dijo...

..sí.Bien pendiente quédate; que ya te tengo en la puerta del horno para salir,jijij
;)

salu2

Javier Ortiz dijo...

Me quedo bien pendiente y con la intriga de cómo me veré fuera del horno (ja)…

Salu2.