miércoles, 9 de febrero de 2011

ÚLTIMOS DESEOS



Se dice que todo ser humano, en vida, tiene derecho a disponer lo que quisiera para su funeral.
Así fue el caso de un hombre: en su lecho de muerte llamó a su fiel esposa de toda la vida, y le anunció: “Al morir, después de las exequias funerarias, quiero ser reducido a modo jíbaro, y que me guardes dentro de una cajita y me pongas cerca de todos los textos que escribí.”
Se trataba de un autor de minificciones.

15 comentarios:

Torcuato dijo...

Un escritor de minificciones obsesionado.
Un abrazo, Javier.

josé manuel ortiz soto dijo...

Obsesionado como somos muchos, Javier. Por ahí un dedazo: exequias. Saludos.

quique ruiz dijo...

Con esta minificción tuya, me he acordado de los Shipibo-Konibo, otra etnia amazónica.

Javier Alfaro Martínez dijo...

Un autor elocuente, sin lugar a dudas.

También pienso que la palabra a utilizar era exequias, en lugar de acequias.

Saludos.

Javier Ortiz dijo...

Já. Así es, Torcuato. Saludos, grata tu visita por acá.

josé, de acuerdo contigo. Ah, y gracias por la observación (error corregido). Saludos.

quique, ya tuve la oportunidad de leer tu texto sobre los Shipibo-Konibo, y me pareció muy ingenioso. Y me da mucho gusto saber que este micro haya dado pie al tuyo. Saludos. Dejo aquí el link de tu texto para los que lean esto:

http://ochopatas.blogspot.com/2011/02/aniati-o-agrandamiento-de-cabezas.html

Javier, en efecto, un escritor muy elocuente. Y sí, la palabra correcta era exequias. Saludos.

Don Iluso dijo...

Vaya tortura para la pobre mujer, imaginar la cabeza de su difunto marido siempre al acecho dentro de una cajita. Espero al menos que los textos sean buenos...

quique ruiz dijo...

Gracias por el enlace.

Ligia Ruiz dijo...

Quería decirte que revisando mi pequeño blog recibí un comentario de Doña Bostezos (Nuevas divagaciones nocturnas), en la que me decía de unos premios que se dan entre los blogueros. La verdad no sabía ni estaba al tanto de ello, hasta ahora.
Pensé en ti… ya que cuando tengo la oportunidad no dudo en leer los post que publicas, que son excelentes en mi punto de vista.
El caso está que la persona que recibe el premio debe poner en su blog 7 secretos de su personalidad y luego darle el premio a 15 de los blog que más lee. En mi blog te dejo colocado el premio para que lo copies y lo coloques en tu blog.

Saludos… seguimos en contacto por este medio. Ligia

Javier Ortiz dijo...

Don Iluso, no había pensado en eso. Sin duda sería algo siniestro. Y más aún si el difunto era mal escritor (já). Pobre viuda en ese caso.

Un abrazo.

quique, de nada. Ojalá te haya ido chido en la presentación de tu libro en el Dada X.

Saludos.

Ligia, mil gracias por el premio.

Humberto Dib dijo...

Hola, estoy visitando espacios que suelo ver en los blogs de amigos, el tuyo aparece en uno de ellos. Me pareció muy bueno, así que voy a quedarme por aquí como seguidor.
Si tienes ganas, te invito a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Javier Ortiz dijo...

Humberto, bienvenido a este blog. Ya tuve oportunidad de visitar el tuyo, y veo que eres de las "ligas mayores".

Saludos.

Laín Deba dijo...

m..supongo hace referencia a un cerebro pequeño también, no?
jeje

bue..la imaginación da para mucho y en la realidad sí que queda todo disminuído,frente a ella.

salu2 Sr!

carlos dijo...

Una minificción, con máxima imaginación

Alejandra Díaz dijo...

Buen día, Javier...

Devuelvo la visita. Me he metido hasta el patio.
Muy interesante tu micro ciencia ficción.
En particular, este breve me ha encantado. Yo también te seguiré de cerca.
Me llevo tu enlace a mi blog.
Un abrazo.

Javier Ortiz dijo...

Ja, ja... Carlos, gracias por tan agradable comentario.

Alejandra, un gusto tenerte por acá.

Muchos saludos.